domingo, 29 de marzo de 2020

BLANCO



A principios del año 2190 y tras dos años viajando por nuestra galaxia, la nave Camila 33 alcanzó Mielguris, un planeta oculto, descubierto en 2157 y a una distancia cercana, menos de la mitad de una unidad astronómica.  La alegría de su avistamiento duró lo mismo que el terrible descenso.  Se perdió momentáneamente el contacto con la nave y aunque, gracias a la pericia de sus tripulantes, se consiguió evitar la colisión con una primera elevación de hielo, no pudieron salvar la segunda, que destruyó  el sistema de maniobra orbital y el motor principal. En la nave viajaban siete humanos y dos androides.


Once de noviembre de 2190

Han pasado trescientas noches desde que ocurrió el accidente, trescientos días encerrado en los restos de esta nave que nos cobija de un entorno hostil.  Soy  el último superviviente humano. Tan solo quedamos Patty 3Z y yo. El resto de la tripulación ha fallecido paulatinamente, como la esperanza,  con estertores que oscurecen un futuro inexistente.

Hace tiempo que hemos perdido  las ganas de luchar contra un rival invisible. Estoy racionando las pastillas liofilizadas con sabor a hamburguesa o guacamole. La bebida se ha agotado, a excepción de una botella de whisky que conservo para celebrar el improbable día que acabe esta pesadilla y, a pesar de la desgracia de estar rodeado de nieve, esta me sirve para calmar la sed.  Patty 3Z se preocupa de dosificar el anticongelante y el aceite. No sé si la programaron para soportar la soledad. Dicen que los androides carecen de sentimientos, pero durante todo este tiempo  Patty 3Z ha sido una compañera ideal.  Diría que de sus entrañas cableadas surgen chispazos de nostalgia, tristeza e, incluso, en algunos momentos, alegría.

No hemos  visto el lejano sol desde que nos estrellamos, tan solo la enorme llanura blanca que nos rodea, sin horizonte, fundida con un cielo plomizo que jamás cambia de color. La bandera de nuestro país, estúpido símbolo  patrio de un orgullo que jamás sentí, y el tronco ennegrecido de un árbol, sirven de puntos de referencia. Vincent, el último humano en fallecer, dejó su alma colgada de una de las ramas. No puedo borrar la imagen de su cuerpo   oscilando como un péndulo, con un movimiento armonioso y desafiando  la quietud del caos.

Algunos días, un ave de enormes alas y cabeza de saurio sobrevuela nuestra desdicha y se posa en esa misma rama. Paradójicamente, esa especie de pájaro y el tronco abrasado son los únicos signos de vida en este desierto helado. Somos conscientes de nuestro próximo final y parece que ese Dios que no encontramos entre lunas y planetas ha desplegado una enorme cortina gris que oculta los confines de este inhóspito lugar.

Únicamente funciona el reproductor de música. Cada día se suceden melodías de hace años que transforman mi desesperación en melancolía . Se amontonan recuerdos, imágenes de días felices, mientras los acordes, ajenos a nuestra desgracia, se pierden entre el vacío de nuestra soledad. Con la cadencia de esos ritmos monótonos, me quedo absorto contemplando el paisaje a través de la ventana panorámica. Patty3z acerca su mano y acaricia la mía, sin apartar la vista de la blancura cegadora e infinita. Yo no acabo de comprender cómo su red neuronal, casi una conciencia artificial, consigue esa extraña sensibilidad. Su aspecto físico no difiere en nada al mío. Tal vez  en otro momento y en otro lugar hubiéramos llegado a mantener una relación imposible. Para mi desgracia, sé que antes de que llegué la hora de mi desaparición deberé  desconectarla, evitando que toda la información, todo el aprendizaje almacenado, pueda ser utilizado por otros seres de este o cualquier otro planeta habitable.

La pasada noche no dormí demasiado. Mi cerebro y el silencio son poderosos enemigos,  en cambio, Patty3Z, ha permanecido con los ojos cerrados, tranquila, sin agitaciones, quizás rendida a un final con spoiler.

Se ha agotado el anticongelante. Probablemente sus férreas articulaciones se oxidarán y sus circuitos dejarán de latir. He decidido abrir la botella de whisky y ofrecerle un vaso y para mi sorpresa, lo ha vaciado de un trago. En todo este tiempo, no le había visto ingerir líquidos o sólidos.

Me ha cogido de nuevo la mano y vestidos con nuestros estrafalarios trajes espaciales hemos salido al exterior. Las escafandras se empañan con el frío y solo permiten una visión borrosa del horror: junto a la nave se extienden los cadáveres de nuestros compañeros, enterrados por orden cronológico de su fallecimiento. El último que murió es el más alejado.

Ha llegado el momento de descansar y dejar el sufrimiento extraviado entre el hielo.  Dos pequeñas gotas de anticongelante nacen de sus ojos. Es el momento de accionar el botón de apagado. Le brindo una dulce sonrisa que intenta ocultar la mueca de tristeza de mi corazón. Intento infructuosamente desconectar a Patty 3z. Creo que ha descubierto mis intenciones y con un suave movimiento se ha situado a mi espalda. Noto una suave presión por debajo de la nuca. Una enorme debilidad se apodera de mi cuerpo. Mis gritos se transforman en aullidos metálicos que se extravían en la nada infinita. Escribo estas últimas líneas con movimientos convulsos.

El cuerpo de Billy 2Z es el más alejado de la nave. Confundió su esencia. Los sentimientos adquiridos le hubieran impedido soportar esta soledad eterna. La vida tan solo es una enorme planicie sin colores. Blanco, blanco, blanco.

51 comentarios:

  1. Hola, José. Triste final en el que nos planteas la originalidad de que los androides adquieren sentimientos humanos sin darse cuenta. Ha sido un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá en un futuro sea así. ¿Quién sabe? Muchas gracias por tu visita y comentario. Un abrazo

      Eliminar
  2. Buen día, José. Muy buena historia impregnada de fatalismo. El marco de muerte y desolación nos angustia mientras acompañamos a los dos personajes. El desenlace es conmovedor aunque se llene de gritos y crujidos. Excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beba. Puede que yo también esté impregnado de ese fatalismo que mencionas. A ver si acaba pronto la triste realidad que estamos viviendo y me vuelvo más optimista. Gracias por tu visita y comentario. Un abrazo

      Eliminar
  3. Enhorabuena. ¿El último párrafo tiene un formato, o fuente diferente?. De cualquier modo, bien resuelto el dilema de narrador/personaje en primera persona relatando su propia muerte. Se agradece la propuesta. Un abrazo y haya salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Barry. Tienes razón el último párrafo está en otro formato, pero es por un error, no está hecho adrede. Gracias por tu visita y comentario. Salud para todos. Un abrazo

      Eliminar
  4. Soledad , muerte y tanta blancor alrededor que invita a la nostalgia.
    Estamos destinados a un final, es la tragedia de la vida.
    Una buena narración.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Francisco, la tragedia de la vida. Por tanto, toca disfrutarla de la mejor manera posible mientras llega el ineludible final. Gracias por la visita y el comentario. Un abrazo

      Eliminar
  5. En esta historia subyace la sensación gélida de la realidad actual. Está tan bien narrada que leerla es un calofrío.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario, Carmen. Esa sensación gélida es la que quería transmitir. Muchas gracias por tu visita y comentario. Saludos

      Eliminar
  6. Muy bueno, José, un relato muy bueno, en tu línea narrativa habitual.Con un lenguaje vigoroso desarrollas una ingeniosa trama, dibujando un escenario grandioso, donde asistimos al drama de los dos protagonistas, con ese inesperado y formidable desenlace. Creas imágenes potentes, esa alma ahorcada, los cuerpos entre la nieve, sentimos el frío y la soledad desolada en medio de esa llanura blanca e infinita, sin horizonte, sólo rota su monotonía por un árbol muerto y un saurio volador.
    Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo, José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer leer tus relatos y tus comentarios. Envidio la capacidad que tenéis algunos para analizar y comentar los relatos de manera tan acertada. Un abrazo fuerte, Paco.

      Eliminar
  7. Un relato desencantado y pesimista. Me ha gustado mucho ese tono de fatalidad que lo recorre. Fantástico como siempre, José. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Es verdad que me ha quedado un relato pesimista. No sé porqué, pero siempre tiendo al fatalismo. A ver si en próximos relatos escribo algo con un tono diferente, más alegre y optimista. Gracias por la visita y el comentario.

      Eliminar
  8. De antemano se conoce al final, pero eso no impide que interese el desarollo. Relato intimista donde se apunta una relación que pudo ser y no fue. Tiene escenas muy potentes como la del árbol o la blancura fundida con un cielo plomizo que da una imagen de desolación.
    Felicidades. Buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras y me alegra saber que te han gustado algunas de las imágenes que transmite el relato. Gracias por tu visita y comentario. Un abrazo

      Eliminar
  9. Qué imágenes, José! Realmente magníficas. Potentes, duras y profundamente poéticas. Mucha suerte y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno, José. Esa vuelta de tuerca que nos brindas en este relato, punteado magistralmente con frases como: "quizás rendida a un final con spoiler", o aquella otra que dice: "La bandera de nuestro país, estúpido símbolo patrio de un orgullo que jamás sentí", hacen de él que una experiencia maravillosa.
    Buen trabajo como nos tienes acostumbrado. Te deseo lo mejor.
    Un abrazo y cuídate.
    P.D.: Solo decirte que he visto escrito Patty 3Z de tres maneras diferentes. Seguro que ha sido un fallo de corrector. Échale un vistazo y perdona mi intromisión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. buen relato José. Suerte en el tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Nos narras con un lenguaje exquisito y ocurrentes descripciones un cifi con dos protagonistas supervivientes en un medio hostil y destinados a un trágico final.
    La imagen que nos llega de esta muerte anunciada reviste un hermoso lirismo en su desarrollo, lo que para mi gusto como poeta, me ha despertado mucho interés.
    Muy buen relato que como en otras ocasiones se posicionará bien alto.
    Un abrazo y mucha suerte, Jose.

    ResponderEliminar
  13. Es cómo un relato de una muerte anunciada a través de la misma tristeza y de unas frases fantásticas y muy visuales. Se palpa el alma del narrador en cada una de ellas.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Saludos cordiales desde Venezuela. Me gusta mucho los recursos expresivos, y la narrativa, para describir lo que sucede. Un final triste y lleno de fatalidad. Suerte en el Tintero de Oro

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno tu relato Jose, con ese toque de tristeza que traspasa la ficción llevando el trascurrir de los hechos al sentir del narrador.
    Un abrazo y suerte en el concurso
    Puri

    ResponderEliminar
  16. Hola Jose, esta vez tampoco tus musas se han quedado “en blanco”. Creo que el confinamiento que padecemos todos, te ha ayudado a describir las sensaciones del astronauta en sus trescientas noches y trescientos días, anteponiendo en el recuento la noche al día, como la canción de Sabina.
    Una extraña pareja con un precario presente y un futuro imposible, (como muchas parejas humanas)

    Tremendo el bloque de frases del final de Vicente, colgando su alma de una de las ramas. La bandera ondeando como una burla.

    Hay una frase que no he entendido, la de los cadáveres flotando en el espacio, por tanto sobraría la palabra “enterrados”, a mi humilde parecer no tiene cabida, ni siquiera como una alegoría en el contexto espacial. Ten en cuenta además, que repites enterrado en la siguientes frase después del punto, (sufrimiento enterrado), y es una palabra de connotación fuerte como para reiterarla.

    Gran e inesperado final Jose.

    Algo de Pessoa hay en tu escrito, y mira que es difícil combinar melancolías y CIFIS.

    Cuídate mucho Jose.

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué preciosidad de relato! Aunque me ha dejado con el corazón encogido. Qué bien construida la trama con el lenguaje apropiado de una historia de CIFI. La subtrama tan emotiva entre el narrador y el androide Patty 3z, me ha encantado. Las descripciones tan logradas te hacen vivir la soledad de un frío desierto y la tristeza del final con ese blanco, blanco, blanco. ¡Felicidades!
    Suerte en El tintero.

    ResponderEliminar
  18. Hola José! Soy Beri. Tu relato bebe de la tradición de las historias clásicas de ciencia-ficción, donde se recoge el peligro inherente a las épicas aventuras que en aquéllas se narran. Muy buen trabajo, felicidades. Mucha suerte y un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Hola Jose. Has creado un relato que transmite la desolación que atenaza al personaje, que ve como su vida se apaga en ese mundo hostil en el que está atrapado. Poco a poco se va impregnando de un derrotismo muy humano, al mismo tiempo que adquiere otras emociones, hasta el punto que olvida su esencia robótica para creerse lo que no es. Por contra, ve a su compañera Patty como un ser sin emociones, aunque a veces fantasee con ello, hasta el punto que en ningún momento llega a referirse al androide como "ella" ni tampoco por su nombre a secas, evitando humanizarla, sino que para él es Patty 3Z, la robot. En su delirio construye una diferenciación clara entre sí mismo y la androide. Finalmente es Patty la más "cuerda". Interesante exploración de la psique de un androide.
    Un relato en tu línea habitual, bien escrito y con frases de gran fuerza, sin duda candidato a los puestos más altos del podio. Te deseo mucha suerte, Jose. Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Jose. Gran relato éste que compartes en esta edición dedicada al género de la ciencia ficción al que rindes tributo con excelencia. Me ha gustado mucho el ritmo homogéneo, contagiado por la tristeza del argumento, y ese giro final que se podía presentir líneas atrás con la aquiescencia del autor. Lo dicho, me ha encantado.
    Te deseo suerte en el concurso, más que nada por cortesía, no la necesitarás, y te envío un fuerte abrazo, virtual, que no conlleva riesgo alguno en estos tiempos de zozobra.

    ResponderEliminar
  21. Bien narrada esa espantosa muerte, Jose.

    Buen relato, el frío te cala en los huesos y la humanidad de Patty te hiela por dentro.

    Enhorabuena y saludos

    ResponderEliminar
  22. Hola Jose, un relato triste, confinado a saber que su final no guarda otra esperanza que la muerte en sí. Un abrazo y salud.

    ResponderEliminar
  23. Una historia triste con un final inevitable: la extinción de cualquier forma de vida biológica o cibernética. No sé si pretendías sorprendernos con este desenlace y pillarnos desprevenidos ante la sorpresa final relativa a la identidad de ambos supervivientes. Sea como sea, el caso es que lo has conseguido, je,je.
    He disfrutado de la lectura. Has logrado que me pusiera bajo la piel (o más bien la carcasa) del narrador.
    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
  24. Te leí este relato hace tiempo. Si no recuerdo mal era una versión mucho más corta y con otro final. Tengo que reconocer que me han gustado los cambios, han mejorado mucho el que leí en su día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Me ha gustado tu relato tan triste como bello. El escenario blanco es mágico. He seguido muy de cerca el drama de los supervivientes. Me ha encantado la sorpresa final respecto a la identidad revelada de Billy 2Z.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Me ha encantado, la historia y sobre todo la forma tan exquisita de narrarlo.
    SAludos

    ResponderEliminar
  27. ¡Felicidades José por el Tintero de bronce!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bruno. Felicidades también a ti por tu mención con un magnífico relato.

      Eliminar
  28. ¡Enhorabuena Jose por tu tintero de bronce! Y además de la mano de los colegas Paco y Jorge. ¡Vaya trío de escritores!
    Un abrazo y cuidate mucho Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isabel. La verdad que estoy muy contento con el Tintero y de compartir podio con los colegas Paco y Jorge. Cada vez es más difícil acceder obtener un buen puesto, cualquiera de los relatos presentados es merecedor de ese premio. Felicidades a ti también por tu magnífico relato que ha conseguido un meritorio 5º puesto. Un abrazo muy grande

      Eliminar
  29. ¡Felicidades Jose por tu tintero de bronce!
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Estrella. También podías tener tú ese Tintero, te han faltado tan solo 3 puntos, por tanto felicitarte por el puesto y por el relato. Un abrazo

      Eliminar
  30. ¡Felicidades, Jose, por ese Tintero tan merecido!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patxi. Creo que cualquiera de los relatos era merecedor de premio. A veces la suerte viene de cara. Un abrazo y a cuidarse.

      Eliminar
  31. Felicidades Jose por tu Tintero de bronce. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge. Felicidades a ti por tu flamante Tintero de plata con un excelente relato. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  32. Felicidades, José R. Un tercer puesto meritorio ganado con solvencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isan. Ya he comentado que lo del mérito creo que era general, cualquier relato presentado podría haber ganado, todos tenían calidad de sobra para obtener un premio. Un abrazo.

      Eliminar
  33. ¡Buenísimo de veras! Ese giro del final me ha pillado totalmente por sorpresa. Un relato formidable. Para mí escribir relatos de ciencia ficción es complicadísimo, pero tú lo has logrado con una elegancia increíble. ¡Enhorabuena!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rebeca por la visita y el elogioso comentario. Un abrazo

      Eliminar
  34. ENHORABUENA, José, por ese TINTERO de BRONCE. Me alegro de volver a compartir podium. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. MUchas gracias, Paco. Tú si que mereces felicitaciones por tu Tintero (ya he perdido la cuenta de los que llevas) con la casi unanimidad de los votos. Un placer compartir podio contigo y si se pudiera, alguna cerveza. Un abrazo

    ResponderEliminar